Baños completos

Los hay también de dos clases: fríos y calientes. Ambos son aplicables lo mismo a los sanos que a los enfermos.

1. Baños completos en frío.

Pueden tomarse de dos maneras distintas: o metiendo todo el cuerpo dentro del agua fría, estando de pié o tumbado en el baño; o bien andando con el agua hasta los sobacos solamente, de modo que la punta de los pulmones quede fuera, a fin de que estos no sufran la presión del agua, por más que en ello no hay peligro alguno, en cuyo caso se lava rápidamente la parte superior del cuerpo con las manos o con un paño burdo.

Estos baños no deben durar, en ningun caso, más de 3 minutos, ni menos de treinta segundos. En el transcurso de este trabajo expondré nuevas razones en apoyo de esta opinión; por ahora me basta observar que hace 20 años seguía una opinión diametralmente opuesta, señalándoles mayor duración, en la firme creencia de que no se podía adoptar otro sistema.

Pero una larga experiencia me ha hecho cambiar de parecer y con justo motivo, a lo que creo. Ese gran maestro de la vida me ha enseñado que, tocante a los baños fríos, debe seguirse como norma invariable e1 principio siguiente:

Cuanto más corto es el baño tanto mayor es su eficacia. Por consecuencia el que sólo permanece un minuto en el agua es más cuerdo que el que se detiene cinco. Lo mismo el sano que el enfermo no debe pasar de tres minutos.

He comprobado esta opinión con innumerables hechos, por lo que también repruebo los rudos procedimientos que se siguen en algunos establecimientos hidroterápicos, lo mismo que el abuso que se hace de los baños en verano.

En esta época hay muchos que toman uno o dos baños diarios, de media hora cada uno, por lo menos. Cuando se trata de buenos nadadores que hacen un fuerte ejercicio y después del baño toman nutritivo alimento ofrece esto menos inconvenientes; su vigorosa naturaleza vuelve a ganar pronto lo que el baño la ha quitado; pero a los bisoños en el arte de la natación, que permanecen esa media hora acurrucados en el agua, como el galápago debajo de la concha, la mojadura no sirve para nada, si es que no les perjudica, como puede ocurrir si el abuso se prolonga. Baños de esa naturaleza debilitan las fuerzas y producen fatiga. En vez de fortalecer el organismo le agobian; en lugar de robustecer y alimentar consumen.

Este sitio web esta patrocinado por:

Si quiere aumentar las ventas a traves de internet mejorando la visibilidad de su empresa, Maismedia le ayuda con optimizacion web marketing

si quiere ayudar a mantener esta web, patrocínelo: contacte