Bañar en agua fria los brazos y las piernas

6. Fortificantes de las extremidades, especialmente de los brazos y piernas. Como tal puede emplearse el siguiente procedimiento. El paciente permanece de pié en el agua fría hasta la rodilla o algo más arriba, durante un minuto. Después de calzarse descúbrese los brazos hasta los hombros y los mete el mismo espacio de tiempo en el agua fresca. Pero es más ventajoso practicar las dos operaciones simultáneamente, para lo que únicamente se necesita una artesa o baño de mayor tamaño. Esta doble operación puede también verificarse metiendo los pies en una vasija colocada en el suelo y las manos y brazos en otra puesta sobre una silla.

Esta práctica se recomienda, después de ciertas enfermedades, para llamar la circulación de la sangre hacia las extremidades.

El baño de los brazos, por sí solo, obra ventajosamente en todos aquellos que son propensos a sabañones y a tener las manos frías. Conviene secar las manos después de la inmersión a fin de evitar que por la acción del aire frío se levanten ampollas, pero no se practicará esta operación con los brazos.

Para tomar el baño de brazos y manos precisa que todo el cuerpo tenga la temperatura normal y no se sienta frío; sin embargo puede tomarse si el frío está localizado en los pies o en los brazos hasta el codo solamente.

Este sitio web esta patrocinado por:

Si quiere aumentar las ventas a traves de internet mejorando la visibilidad de su empresa, Maismedia le ayuda con optimizacion web marketing

si quiere ayudar a mantener esta web, patrocínelo: contacte